Publicidad

En una enorme residencia ubicada en la exclusiva villa de Wellington, Florida, Alejandro Andrade y su familia disfrutan de la vida alejados de las dificultades que se viven en su natal Venezuela.

Cuando pronunciamos las palabras ‘cáncer’ y ‘mama’ juntas, se detiene todo. El silencio inunda el momento, la cabeza da mil vueltas y el corazón se encoge. “Que las pacientes lloren, se entristezcan y estén nerviosas es la reacción normal a una noticia que cambia la vida”, explica la doctora Cristina Pernaut,oncóloga de la unidad de cáncer de mama del Centro Integral Oncológico Clara Campal HM CIOCC, Hospital Universitario HM Sanchinarro. Y lo habitual es que sientan miedo. “En primer lugar, al pronóstico y a las secuelas de los tratamientos” -explica la doctora- “y después a contárselo a sus hijos”. La relación con los niños es fundamental en el proceso de la enfermedad que hay que tener en cuenta este 19 de octubre, Día Mundial contra el Cáncer de Mama.

Cientos de personas integrantes de la caravana de migrantes provenientes de Honduras rompieron la primera cerca fronteriza que separa Guatemala de México e iniciaron su ingreso a México.

Página 3 de 54